viernes, 6 de mayo de 2016

Amor y odio, cercanos o lejanos


En el siguiente texto hablare de la relación íntima que presentan el odio y el amor contemplando por qué uno es necesario para el otro. Empezare exponiendo ideas populares como que la línea que separa el amor del odio es muy delgada, tanto que apenas están separadas por un paso.
Al parecer estamos enfrente a dos sentimientos tan distintos o contradictorios. Pues el amor implica el deseo de tener cerca a la otra perdona pero el odio implica no querer ver a dicha persona, es decir, tener una enorme repulsión hacia ella. Si nos involucramos en conceptos espirituales no hay amor sin odio, pues se dice que sin conocer el odio no se conoce el verdadero amor  o como dice Michael Laitman ¨si no hay odio desde el principio, no habrá amor más adelante¨.
Observando la historia nos damos cuenta que durante siglos el amor y el odio han sido los sentimientos que predominantemente han dominado al hombre porque o hacemos las cosas por amor o las hacemos por odio, el ser humanos se ha autodestruido por estos dos sentimientos. La religión siempre ha deseado separarlas pero al parecer no ha podido pues ella misma los representa al amar a dios y odiar al diablo.
Pensando en dichos puntos de vista me pregunto ¿será que los dos van directamente relacionados?
Para intentar hallar una respuesta para esta pregunta debemos analizar algunas ideas que durante  siglos han rondado el tema.
Ø  El primer análisis que se debe hacer  es de nuestro origen de explicaciones primordiales, por consiguiente, debemos analizar la ideología mítica. Para ello he decidido escoger dos mitos: Ares y Afrodita; y Hermafrodito y Salmacis.
El mito de  Ares y Afrodita que nos cuenta como la más bella de las diosas, había recibido como esposo por disposición de Zeus-Júpiter al menos agraciado de los dioses, a Hefesto, el dios de la fragua, que era cojo y siempre andaba tiznado y sudoroso debido a su trabajo.
Previsiblemente la bella diosa de la lujuria engañaba a su esposo con jóvenes divinidades de mayor atractivo. Uno de los elegidos fue Ares, dios de la guerra, apuesto y vigoroso. Los encuentros de los dos amantes tienen lugar de noche, a escondidas del esposo, pero en una de ellas se demoraron más de lo previsto y dieron lugar a que Helios, el dios Sol (Apolo) les sorprendiera.
Helios, dios del sol, vino a Hefesto y le dijo que había visto a Afrodita con su amante Ares, dios de la guerra en el propio palacio de Hefesto.
Enfurecido de celos, Hefesto con el intenso calor de su furia, forjó una red de metal tan fina y ligera que era casi invisible, pero indestructiblemente resistente.
Colocó la red en los postes de la cama y en las vigas del dormitorio. Cuando Afrodita y Ares, se fueron hacia la cama... ¡la red los atrapó tan fuerte que no podían escapar!
Cuando Hefesto consintió en retirar la red, la diosa Afrodita escapó avergonzada hacia sus posesiones de Chipre mientras que Ares se dirigió a su tierra de Tracia.

En dicho mito se muestran dos hipótesis la primera es como Afrodita  diosa de la lujuria  y Ares dios de la guerra mantiene relaciones de las cuales nace Eros dios del amor, dicho acontecimiento podría ser el origen mítico de porque el odio y el amor son tan cercanos.
La segunda hipótesis nos muestra como por una traición el amor que Hefesto sentia se transformó en rencor o por así decirlo en odio. Queriendo mostrar que el cambio es muy rápido por lo tanto se puede inquirir que hay muy poco que los separa

El mito de Hermafrodito y Salmacis nos cuenta:
Hermafrodito era hijo de Hermes y Afrodita, la diosa del amor, y medio hermano de Eros, el amor personificado.
Con el correr de los años Hermafrodito se convirtió en un muchacho de gran hermosura. Cierto día, decidió salir de viaje y recorrer el territorio griego. Camino a Caria, en Halicarnaso, el terrible calor del día lo incitó a refrescarse en las aguas de un lago.
Hermafrodito nadó desnudo durante mucho tiempo en compañía de peces y aves cazadoras. Pero sus chapoteos despertaron a Salmacis, una ninfa que además era el espíritu protector del lago.
La mujer observó al joven y se enamoró, sin preámbulos ni enojosas burocracias. También desnuda ascendió a la superficie con el objetivo de conquistarlo, pero Hermafrodito poseía una belleza tal que lo volvía insensible a los encantos ajenos.
Enfurecida por el rechazo, Salmacis modificó su estrategia una y otra vez, acercándose al muchacho bajo diferentes formas; aunque siempre con el mismo resultado decepcionante. Desesperada, se aferró a las anchas espaldas del joven y lo arrastró hacia las profundidades del lago. Hermafrodito luchó ferozmente, pero las manos de la ninfa, fortalecidas por el despecho, eran implacables.
El forcejeo duró algunos minutos. La furia de la ninfa quemó su combustible demasiado rápido, mientras que el deseo de vivir del joven aumentaba a cada segundo. Cuando Hermafrodito estuvo a punto de librarse de aquel abrazo letal, Salmacis alzó su voz y le suplicó a los dioses que no la separaran jamás de su amado.
Esta locura posesiva conmovió a los dioses, que oyeron su ruego desesperado y resolvieron ayudarla. Hermes y Afrodita, unidos por el beso ilícito que resulta fácilmente condenable por la sociedad, se mantuvieron en silencio. No podían hacer nada para salvar a su hijo, ya que de ese modo quedaría revelado el adulterio que los unía.

En este mito se ¨confirma ¨ la primera hipótesis del primer mito. Además nos muestra un amor enfermizo que nos relaciona el amor con un deprecio que puede ser equivalente al odio, es decir, mostrando su complicidad.
Ø  El segundo análisis que se debe hacer  es de nuestro origen de pensamiento, por así decirlo, la Filosofía. Para ello escogí una frase de Sócrates:
El amor sólo desea lo que no tiene, el amor ama lo que no tiene.

Según lo que hoy en día entendemos por amor nos damos cuenta que el amor deber tener al odio, púes basándonos en estas palabra sabemos que el amor no desea o ama el odio ,todo lo contrario lo desprecia e intenta alejarse , aunque son como polos que se atraen y es difícil mantener un equilibrio entre los dos.

En otra frase de Sócrates se pone en duda si el amor es tan bello como lo suponen:

El Amor es el hijo de Penia, la Pobreza, por eso es siempre pobre. No es bello, ni elegante, ni delicado. El Amor es áspero, duro, inflexible. El Amor no tiene casa, no tiene hogar. El Amor duerme en el suelo, en los umbrales, bajo las ventanas.

Estas características a veces son relacionadas con el odio y esta descripción no es la que estamos acostumbrados a oír, si nos ponemos a pensar en estas frases nos damos cuenta que el amor y el odio no son tan diferentes e incluso que sin uno no existe el otro.

Otro punto aparte es el pensamiento de Empédocles sobre el orden del universo:

El Amor, que tiende a unirlos, y el Odio, que tiende a separarlos. El amor y el odio se suceden alternativamente en el universo, no de modo instantáneo sino por preponderancia progresiva, determinando las fases del ciclo cósmico.

 Presenta así el desarrollo del mundo bajo la forma de un drama gigantesco, relacionándolos muy directamente pues creía que los dos tienen gran responsabilidad en el universo y si alguno desapareciera el equilibrio entre universal desaparecería.

Ø  El pensamiento popular…
Casi todos creen que el amor y el odio están muy lejanos pero que se acerca según los actos pues para que el amor se convierta o transforme en odio deben suceder muchas cosas, debe haber una traición por medio o cosas por el estilo.

Si nos trasladamos a la ciencia se dice que el odio es un proceso de asociación de eventos aprendidos, se activan casi las mismas áreas cerebrales entre el amor y el odio, es decir, comparten estructuras anatómicas y químicas, son parte de un proceso común, de expresión distinta.

Al analizar este poema:

Respiro al fin separándome de ella.
La amo, pero me provoca odio.
Estar con ella es agotar mi aire,
Lo absorbe todo.
Ahora que al fin me implico en la soledad,
Sonrío al saberme huido.
Es dejarla y amarla,
Es verla y odiarla.
No me quedan besos que regalarle,
Aunque me los siga robando.
Si la pienso, me salen versos rimados.
Si la olvido,
¡Vivo!
Y es por ella que me convierto en diablo
Y mi fuego quema sus rastrojos.
Después, cenizas resultado del fuego.

Vemos que se relaciona el amor y el odio pero es que el amor y el odio a veces son confundidos por la gente. Pues el amor una sensación placentera, cuya experiencia es cuestión de azar, algo con lo que uno “tropieza¨ si tiene suerte. No se trata de que la gente piense que el amor carece de importancia. En realidad, todos estan sedientos de amor; ven innumerables películas basadas en historias de amor felices y desgracia, escuchan centenares de canciones triviales que hablan de amor, y, sin embargo, casi nadie piensa que hay algo que aprender acerca del amor casi todos piensan que el amor implica sufrimiento ,que es como un odio a menor nivel.

Ø  Conclusión

Para mí sin odio no hay amor pues los dos implican tantas cosas parecidas y si no conociéramos uno no sabríamos identificar al otro y no los valoraríamos como tal. He llegado a la conclusión de que quizás el odio sea una manera por la cual se expresa el amor, por así decirlo, otro tipo de amor.
Todos ven el odio como algo malo pero, es hermoso es un sentimiento tan fuerte que nos posee y nos lleva a cometer locuras que revela nuestros deseos e intenciones siendo egoístas, pues al odiar no necesitamos pensar en bien del otro. El odio aprueba que nos saltemos los valores que siempre nos han inculcado a seguir es una manera de libertad.
(Es una idea que tengo pero que sé que no la llevare a cabo pues existen ciertas normas morales que no lo permiten además como dice Don Jaime Bedoya  nuestro Rector ,la libertad de toda persona termina donde comienzan los derechos de la otra.)

Después de todo esto: ¿Quién es más importante el amor o el odio?

CITAS:
·         El mito de Ares y Afrodita fue sacado de las siguientes páginas:
·         El mito de Hermafrodito y Salmacis fue sacado de la siguiente página:
·         En la parte filosófica extraje ciertas frases de un escrito que encontré de Sócrates:
y el pensamiento de Empédocles fue sacado de esta página:
http://filosofia.laguia2000.com/filosofia-griega/amor-odio-apuntes-sobre-la-filosofia-de-empedocles

No hay comentarios:

Publicar un comentario