lunes, 9 de mayo de 2016

PROSTITUCIÓN, ¿CUESTIÓN DE GÉNERO?

Quizás en el manejo de este tema hemos cometidos errores porque no hemos definido un punto de vista concreto sobre este dado que juzgamos a las personas por su oficio y no por quienes son en sí, no sirve de nada criticar esta profesión, porque eso es una profesión, si al fin y al cabo no aportamos nada para cambiar este hecho que nos afecta a todos de una manera directa o indirecta. Tal como dice Camilo Vallejo Giraldo “si vamos a girar sobre un mismo tema, que tal si a cada vuelta le aportamos algo nuevo”, de nada sirve quejarnos si no actuamos porque los colombianos estamos enseñados a quejarnos para que otros solucionen nuestros problemas, que tal si empezamos a apropiarnos de ellos y actuamos para cambiarlos. Ahora el problema que queremos tratar es la búsqueda de una solución para el maltrato de género en la prostitución el cual solo es una mínima cosa que debemos cambiar en este país.
Hay que tener algo muy claro en este campo hay gente que escogió este camino por decisión propia, por gusto y otros por necesidad, pero también están aquellos que están en este mundillo por obligación. Sí es por decisión propia por qué alguien ajeno a ti, debe cuestionar lo que haces, peor aún por qué si es una mujer quien escoge este trabajo es cuestionada a mas no poder, pero si es un hombre quien elige pocos se atreven a cuestionar, si este escoge este trabajo es porque es muy macho, pero si hablamos de ella es una mujerzuela. Hoy en día nos llenamos la boca hablando de igualdad, pero la voz del pueblo dice otra cosa, la igualdad empieza desde el pensamiento sin este las acciones están vacías, de que nos sirve la igualdad de condiciones entre géneros, sí de igual manera se va seguir criticando las acciones de las mujeres y de los hombres, porque son ambos sexos los que se ven ubicados en la mira de todos.
Para las mujeres quizás ha sido más complicado pues nadie se ha parado a pensar porque están ahí, los hombres las disfrutan y las mujeres las critican son muy pocos los que meditan en este asunto y ven más allá de los prejuicios; y es que esta profesión comenzó en Pereira hace 20 años; por ese entonces desde temprana edad  tenían que mantener  marido, padre, hermanos e hijos mediante el café, pero la ruptura de un pacto que regularizaba los precios, arruinó el negocio y estas mujeres se vieron obligadas a recurrir al negocio de la prostitución. Si ellas fueron las que tuvieron que poner el pecho para sacar a su familia de la crisis de ese entonces ahora porque se quejan si de una u otra manera siguen sacando a sus familias con un arduo trabajo.
Nadie puede venir a decirme que la prostitución es un trabajo fácil porque no lo es, o cuantos de ustedes está dispuesto a acostarse con una persona por la que no sienten atracción y algo más grave que le provoca asco, creo que la mayoría se negaría en rotundo pero estas mujeres lo aceptan porque necesitan ese dinero para sacar adelante a sus hijos.
Tampoco me parece correcto que los hombres deban esconderse para ejercer su trabajo, la mayoría o se vuelven travestis o trabajan en la sombra porque esta sociedad aun no acepta que un hombre practique públicamente la prostitución.
Pero qué hay de esas personas que están en ese mundo obligados, eso tampoco lo pensamos  y la mayoría son niños y niñas que su propia familia venden, ya el problema se va agrandando porque no solo se practica dentro de nuestra ciudad sino que son vendidos para ser sacados del país y acá todo el mundo ve pero calla; nuestra ciudad esta tal y como la describe Fernando Vallejo en su último libro, El don de la vida (Alfaguara): "Este parque desdichado de mendigos, prostitutos, prostitutas, chantajistas, estafadores, lustradores de zapatos, vendedores de lotería, expendedores de droga, travestis, raponeros. Y un puesto de policías bachilleres, que sirve para lo que sirven las tusas de las mazorcas y las tetas de los hombres. Colombia perdió desde hace mucho el respeto a la ley y la escupe a la cara. En fin, en este parque que digo las prostitutas son niñas y mujeres; los prostitutos, niños y muchachos, y los raponeros, ladrones en otra época de gafas y relojes, hoy arrancan teléfonos celulares”. Tal como se expresa la policía solo está de adorno y es ahí cuando debemos preocuparnos, no por los hombres y mujeres que deciden libremente dedicarse a este oficio sino por mujeres y niños que están en esta situación obligados, amenazados, la pregunta es ¿colombianos que vamos a hacer?, será que no hay solución, o es que estamos mirando en la dirección equivocada, será que las prostitutas y los prostitutos tienen la culpa o son aquellos grandes magnates que son los que pagan por esto, y  entre esos magnates están altos dirigentes políticos, grandes ídolos del pueblo, a quien le estamos siendo fan a esos mismos que arruinan nuestra sociedad.
Yo no estoy en contra de la prostitución como trabajo, estoy en contra de que se esclavice mediante esta y mucho más en contra de todos esos hombres y mujeres depravados que no les importa nada con tal de satisfacer su placer.

Biografía:


No hay comentarios:

Publicar un comentario